Fundacin Hbitat & Desarrollo

 

Consorcio Naturaleza

Sinopec Argentina

Masisa

Tubos Argentinos

Golfo San Jorge SA

 

 

El Impenetrable Chaqueño

Y La Fidelidad se transformó en PN El Impenetrable

La Administración de Parques Nacionales inauguró el Parque Nacional El Impenetrable, en el Chaco, que fue fruto del esfuerzo de muchísimos argentinos. Se realizó una gran kayakeada a puro remo y la fiesta duró tres días, desde el 13 hasta el 15 de abril. Como en todo el proceso anterior, ahí estuvimos!

CELEBRACIÓN EN EL PARQUE NACIONAL EL IMPENETRABLE

Para celebrar la creación del Parque Nacional El Impenetrable, después de más de seis años de trabajo mancomunado entre organismos nacionales, provinciales, ONGs, naturalistas y apasionados por la naturaleza, del 13 al 16 de abril se llevó a cabo un encuentro festivo en el Paraje La Armonía, Chaco, límite sur del flamante Parque Nacional.

Participaron representantes de las ONGs Conservation Land Trust (CLT), Fundación Hábitat y Desarrollo, Aves Argentinas, Fundación Vida Silvestre, vecinos de parajes cercanos al Parque y amantes de la naturaleza llegados desde Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Misiones y Chaco.

Todos reunidos en la ciudad de Resistencia el 13 de abril por la mañana, se partió en camionetas 4x4, cargadas con kayaks y piraguas hasta la primera meta: el Parque Nacional Chaco. Desde allí y luego de un ligero almuerzo en compañía de los Guardaparques del sitio, se retomó el camino hacia la localidad de Castelli, “la puerta del impenetrable”, para cargar combustible.

Al atardecer se realizó una última parada en la localidad de Miraflores, para aprovisionarse de los víveres necesarios, antes de sumergirse en la magia del monte chaqueño. Luego de 60 km por tierra, en caminos de dificultosa transitabilidad (sólo posible con camionetas 4x4 de las que se disponía) y entrada la noche, se arribó al campamento localizado en el Paraje La Armonía. Con los cuerpos agotados por el largo viaje, y con el fin de “cargar energías” para el día siguiente, se realizó una cena rápida, después de instalar carpas y bolsas de dormir a orillas del Bermejito, bajo añosos itines, algarrobos, mistoles y quebrachos, donde finalmente se pernoctaría.

Con las primeras luces del viernes, las últimas vocalizaciones de un caburé y las primeras de charatas y carayás, todos en el fogón cargaban sus termos con agua caliente para zarpar a la aventura: la gran “kayakeada” por el Bermejito.

Ya en el Paraje Nueva Población, se organizaron parejas de remo y se establecieron las pautas de la travesía. Unos 50 km comprendía el circuito hasta el campamento localizado en La Armonía, aguas abajo y recorriendo todo el límite sur del Parque Nacional El Impenetrable. La primera parada, sólo 10 km después de partir, se llevó a cabo en los puestos de Tío Pancho y Don Alecio quienes, junto a sus familias, recibieron a todos con un delicioso almuerzo. Desde allí se continuaría con la travesía. El Bermejito, cargado de agua, se ofrecía con una veloz corriente, lo que aliviaba en gran medida la tarea de los remeros, a la vez que se transformaba en una pista cargada de obstáculos: vinales, algarrobos, quebrachos y timbós blancos permanecían dentro del agua e incluso recostados en ella. Yacarés, guazunchos y un gran número de especies de aves, como anó grande, águilas negras y hasta el fabuloso pato real, formaban parte del paisaje. La llegada al campamento sucedió luego de largas horas. Poco a poco los navegantes arribados, se iban acercando al fogón para “robar” un mate y compartir anécdotas de la experiencia.

El día sábado, en grupos reducidos, se realizó un recorrido a pie por el interior del Parque Nacional El Impenetrable, admirando su inmensa belleza y su incalculable valor en materia de conservación. Luego de una foto grupal que inmortalizará para siempre la emoción y alegría de un sueño común hecho realidad, se coronó la reunión con un gran asado compartido entre todos los asistentes junto a los vecinos del lugar, donde no faltaron los aplausos, las risas, los partidos de truco y un cierre a puro baile, entre chamamés y chacareras.

Temprano, en la madrugada del domingo, se emprendió el regreso. Con las bocas cargadas del sabor dulce que ofrecen las mieles de los gratos momentos, se partió disfrutando de ese mágico paisaje del Impenetrable, hasta perderse poco a poco con el contraste de la urbanización.

Aquí algunas imágenes del evento:

[Volver]



© 2007 FUNDACIÓN HÁBITAT & Desarrollo - Tel: (+54-11) 4393-1047 - info@habitatydesarrollo.org.ar - Diseño y Desarrollo Web: Centraldev.