Fundacin Hbitat & Desarrollo

 

Consorcio Naturaleza

Sinopec Argentina

Masisa

Tubos Argentinos

Golfo San Jorge SA

 

 

Red Hábitat de Reservas (Entre Ríos y Corrientes

Un año en positivo (II): avanzó el corredor de conservación de la Cuenca del río Uruguay

La Fundación cogestiona 19 reservas privadas a lo largo de la Cuenca del río Uruguay (en Corrientes y Entre Ríos) que suman 13.000 hectáreas de humedales, pajonales, pastizales y bosques nativos, dentro de predios productivos forestales y ganaderos. Este año se avanzó en la constitución de una red de áreas privadas como zona de amortiguación del Parque Nacional El Palmar y se desarrolló la iniciativa de establecer otra red a partir del arroyo Ayuí Grande. En el Congreso Mundial de la UICN, realizado en setiembre en Hawaii, promovimos una reunión binacional para acordar políticas de conservación conjunta con la República Oriental del Uruguay, a nivel gubernamental, no gubernamental y privado, para concretar un corredor homólogo en la costa oriental.

Construyendo un corredor de conservación para el río Uruguay

En 2001 se creó la Reserva Natural Arroyo Ayuí Grande, en Concordia, propiedad de la empresa Masisa S.A. En los siguientes cuatro años, se crearon otras ocho áreas protegidas privadas, y en el 2008 se incorporó la Reserva Natural Loma Alta, en Corrientes. Actualmente, la Fundación gestiona 10 áreas protegidas privadas en predios forestales de la empresa, que suman 9.000 hectáreas, 3 reservas están ubicadas en cercanías de Concordia, 6 en cercanías de Paso de los Libres y una próxima a La Cruz, en Corrientes.

En el 2009 se incorporaron al proyecto otras 6 reservas en cercanías de Colón, junto a productores forestales medianos, asociados al Consorcio Forestal Río Uruguay. Se trata de las empresas Sáenz Valiente Hermanos, Exserciyan Bogos y Asadur, Iberpapel Argentina, Comercio y Desarrollo S.A., Vivero Paul Forestal y Santa Inés del Palmar S.A. Juntas suman unas 2700 hectáreas. Cuatro de estas reservas limitan con el Parque Nacional El Palmar.

Desde 2012 la Fundación también colabora en el manejo de un predio forestal de la empresa Arauco en Villa Paranacito, ubicada en el bajo Delta entrerriano, que mantiene uno de los últimos reductos de “Monte Blanco”. En 2014 se integró al proyecto un predio ganadero, la estancia La Huella, ubicada cerca de Paso de los Libres, junto a dos reservas naturales de Masisa, complementando entre las tres pequeñas áreas, una unidad de manejo algo mayor de 700 hectáreas.

A la fecha, la Fundación cogestiona con propietarios privados 19 áreas protegidas que suman 13.000 hectáreas dentro de predios productivos forestales y uno ganadero-forestal, a lo largo de la Cuenca del Río Uruguay.

Acciones y manejo

La formalización de las reservas, y la idea de crear el corredor de conservación del Río Uruguay llevó diecisiete años de trabajo, tiempo durante el cual el proyecto y la concepción de la conservación privada fue cambiando. Al principio las acciones se concentraban casi exclusivamente en la confección de listados de especies y en delimitar las zonas protegidas. La vinculación con las comunidades vecinas se limitaba a la visita de grupos escolares en algunas reservas, y a los propietarios se les indicaba en general que eviten intervenir en estas áreas.

Luego, habiéndose detectado la persistencia y en algunos casos el incremento de los problemas de conservación en todas las áreas, los integrantes de la Fundación se centraron en combatir la presencia de cazadores furtivos, los incendios de pastizal/malezal, restringir el ingreso de ganado a las reservas y controlar la presencia de árboles exóticos invasores.

Una tercera etapa fue mejorar la efectividad de las acciones in situ, ajustando los métodos para combatir los problemas de conservación: se pasó de realizar exclusivamente visitas guiadas, a realizar cursos de capacitación docente que rápidamente alcanzaron a gran parte de los docentes presentes en las comunidades vecinas. En cuanto al control de especies exóticas, se definió un protocolo para secar árboles en pie, utilizando un método mecánico-químico, que hasta el momento no parece afectar a otros individuos cercanos al ejemplar tratado. En relación al control de cazadores, mejoró la relación con las fuerzas de seguridad locales, a través de capacitaciones brindadas junto a la Dirección Nacional de Fauna y Flora Silvestre y se está trabajando para que los guardaparques del Parque Nacional El Palmar puedan ser guardafaunas honorarios de Entre Ríos y que controlen también la presencia de cazadores en los predios vecinos al Parque.

En cuanto a la investigación científica, la Fundación fortaleció su vínculo con unidades académicas con amplia experiencia en el Litoral como la Universidad Nacional del Litoral, la Universidad Nacional de Rosario, la Universidad Nacional del Noroeste, la Universidad Nacional de La Plata y el Instituto IBONNE. También trabaja activamente junto a INTA Concordia y a INTA Mercedes.

En particular, podemos decir que, gracias al trabajo de los científicos, realizamos aportes en el conocimiento de las formaciones boscosas del río Uruguay (H. Maturo y W. Medina), el conocimiento herpetológico del río Uruguay en la provincias de Entre Ríos (Ch. De la Fourniere) y de Corrientes (R. Cajade), el conocimiento ornitológico y el hallazgo de algunas especies poco citadas o desconocidas para la provincia de Corrientes (L. Antoniazzi, S. Alvarado, P. Grilli y B. Fandiño).

También se cuenta con registros de mamíferos gracias al aporte de los investigadores Olga Suarez, Carlos Galliari y Ulyses Pardiñas. Actualmente, investigadores de la Fundación para la Conservación y Estudio de la Diversidad (CEBio) están realizando un relevamiento de mamíferos en predios forestales de la eco-región Campos y Malezales, que incluye al predio Loma Alta.

Otros grupos de investigadores que realizaron trabajos en las reservas, son el equipo de la Dra. Isabel Belloq (UBA), el equipo de trabajo de José Luis Fontana (UNER) y el equipo de trabajo de Gustavo Zuleta (Univ. Maimónides), Además de INTA Concordia e INTA Mercedes.

Hoy la Fundación cuenta con un aceptable nivel de conocimiento biológico de la vegetación, las aves, los anfibios, los reptiles y los mamíferos que albergan las Reservas. Se busca, a futuro, realizar un registro de peces, invertebrados y hongos; como también investigaciones de dinámicas de poblaciones o fenología de la vegetación.

Las reservas más significativas del proyecto, por su tamaño y por las especies que albergan, son la Reserva Natural Los Monigotes (1.787 ha), al norte del Parque Nacional El Palmar, y la Reserva Natural Loma Alta (4750 ha.), en La Cruz. En esta última, desde 2009 está ocurriendo un fenómeno de rápida colonización de los pastizales, por parte de chanchos cimarrones que se alimentan de fauna nativa, frutos y raíces. Ante este problema grave para la biodiversidad, se comenzó un programa de control de la especie mediante la modalidad de “caza desde apostaderos cebados”, solicitando la asistencia de un grupo de cazadores (Club de Caza de Ubajay) y de los vecinos productores ganaderos. Este proyecto, que está lleno de desafíos, demuestra la evolución de los conceptos de manejo de áreas protegidas privadas en predios forestales.

Otros proyectos en los que se participa y que están relacionados con la creación de un “rosario” de áreas protegidas a lo largo de la Cuenca del Río Uruguay, son el Comité de Gestión del Sitio Ramsar Palmar Yatay, la Comisión Asesora Local de la reserva provincial Bancos del Caraballo y la Red Argentina de Reservas Privadas.

Área de Amortiguación del PN El Palmar

Por su parte, en 2016 la RN Los Monigotes junto a las RNs La Constancia, Arroyo Pos Pos y Ao. El Palmar y la Fundación Hábitat y Desarrollo, ofrecieron a la Administración de Parques Nacionales actuar como área de amortiguación del PN El Palmar y consensuar acciones de manejo coordinado en manejo de fuego, control de caza furtiva, control de flora exótica invasora, proyectos de investigación y educación ambiental.

De esta manera, el corredor biológico conecta al Parque Nacional administrado por el estado y las áreas privadas, permitiendo que se traslade la fauna y flora silvestre, unificando y potenciando las iniciativas privadas y los esfuerzos conjuntos.

Ayuí Grande

En este sentido, la empresa Masisa S.A. y la Fundación comenzaron en 2004 a desarrollar la idea de crear un corredor de conservación más pequeño sobre el arroyo Ayuí Grande, tributario del Río Uruguay. Se solicitó a los vecinos con propiedades sobre el arroyo que se comprometan a realizar algunas sencillas acciones para protegerlo de la rápida transformación que sufre toda la cuenca del río Uruguay. Con el tiempo, se sumaron y aportan de diferentes formas al proyecto, los municipios por donde discurre el arroyo (Colonia Ayuí, Concordia, Los Charrúas y La Criolla), además del predio El Alambrado –de Inta Concordia, el Ente Técnico Mixto de la Represa Salto Grande y 18 vecinos/propietarios que colaboran en sus respectivos sectores.

Corredor de la ruta provincial 114

En forma paralela, en Corrientes, se inició un proceso similar junto a la Fundación Amado Bonpland, la Municipalidad de La Cruz y la Sociedad Rural de dicha localidad. La idea es generar un corredor de conservación a lo largo de la ruta provincial 114, que une el río Uruguay con los esteros del Iberá, vincula dos reservas (una de ellas de Masisa Argentina llamada Reserva Natural Loma Alta) y el río Miriñay con su amplio valle de inundación, en una zona donde subsisten la mayoría de las especies propias del malezal, al igual que la distintiva cultura rural/ganadera de los correntinos.

Palmera de Bonpland

En el marco de los trabajos realizados en la cuenca, y gracias a las investigaciones biológicas, nos encontramos con la reciente descripción de una especie nueva para la ciencia, la Palmera de Bonpland o Butia noblickii, descripta por los botánicos brasileños Deble y Marchiosi en 2012. Esta palmera petisa (hasta 5 m) del grupo de la palmera yatay, habita exclusivamente los arenales costeros próximos al río Uruguay, entre las localidades de Paso de los Libres y Yapeyú, al SE de la provincia de Corrientes.

Al tomar contacto con la preocupante situación de este endemismo, la Fundación se vinculó con organismos provinciales y nacionales para intentar conservar al menos uno de los menos de diez palmares existentes. Durante 2015 consiguió el apoyo del Banco Galicia para proteger a esta especie. Actualmente logró que se declarara Monumento Natural en la Ciudad de Paso de los Libres, y se está trabajando para lograr una declaración igual en el municipio de Bonpland y a nivel provincial. También se está trabajando en un predio de 500 ha del Ejército Argentino y que contiene a la especie, para su la declaración como Reserva Natural de la Defensa, en el marco de la gestión de la Administración de Parques Nacionales.

Corredor de la costa oriental

En el Congreso Mundial de Conservación de la UICN, realizado en setiembre último en Hawaii, propusimos un evento binacional, del que participaron la representación gubernamental y representantes de entidades no gubernamentales de la República Oriental del Uruguay. En el mismo, se discutió la iniciativa de desarrollar una política conjunta de conservación sobre el recurso fronterizo común, mediante el establecimiento de un corredor homólogo al argentino en la costa oriental por parte del gobierno, productores y ONGs uruguayas, en el marco del Tratado Binacional del Río Uruguay.

[Volver]



© 2007 FUNDACIÓN HÁBITAT & Desarrollo - Tel: (+54-11) 4393-1047 - info@habitatydesarrollo.org.ar - Diseño y Desarrollo Web: Centraldev.